La Palabra hoy

La Prevención

Por Manuel Raimundo Martínez.

Podríamos definir la prevención como la medida o disposición que se toma de manera anticipada para evitar que suceda una cosa considerada negativa. En estos días, hemos escuchado con bastante frecuencia esa palabra por motivo de la crisis sanitaria que vivimos en la actualidad, provocada por el Covid-19 o coronavirus.

Se acercan días difíciles para nuestro pueblo y el mundo entero, quizás, el último gran momento que tendremos antes de que finalice esta pandemia; nos referimos a los días festivos que se avecinan y la forma en como celebramos estas fiestas, particularmente los días 24, 25 y 31 de diciembre y el dia 1 de enero del año entrante. Posiblemente para mediados de enero y principio de febrero, las cifras pueden ser alarmantes en cuanto a casos de contagio del virus, y es aquí, donde hacemos nuestro llamado a la prevención.

Partiendo de esta realidad, y mirando a la luz de la Palabra, observamos lo que nos dicen las Sagradas Escrituras acerca de la prevención, de la prudencia y la sensatez.

En Proverbios 27:12, nos dice que “Prever el peligro y evitarlo es actuar con inteligencia; hay que ser muy tonto para no preverlo ni evitarlo”. Podemos citar también, Eclesiástico 18:27 que nos dice “El sabio siempre está prevenidosi hay peligro de pecar, se aleja del mal”. Otra cita bíblica que nos puede edificar al respecto la encontramos en Ezequiel 33:5
“Puesto que oyó el toque de la trompeta y no se previno, será el responsable de su muerte; por el contrario, el que se prevenga pondrá a salvo su vida”.

Hemos visto que desde la antigüedad siempre se ha hecho referencia a la prevención ante un inminente peligro, y justamente hoy, en medio de esta pandemia, estamos llamados a prevenir para no tener que lamentar, como decimos en el argot popular.

La Conferencia del Episcopado Dominicano, en un comunicado para la prevención del coronavirus, nos aconseja entre otras cosas que, “Exhortamos a mantener la fe, la oración y la prudencia; al mismo tiempo, estar atentos a las informaciones suministradas por los organismos oficiales y de esta Conferencia del Episcopado Dominicano, evitando divulgar noticias de dudosa procedencia. ¡Fomentemos la esperanza y la certeza de que Dios nunca abandona a su pueblo! Acompañamos al pueblo dominicano con nuestras oraciones, exhortaciones y acciones. Imploramos a Nuestra Señora de la Altagracia que nos proteja”.

Invitamos a los amigos lectores a reflexionar sobre esta situación y meditar sobre las palabras del Profeta Isaías, cuando nos dice «Entra, pueblo mío, en tus habitaciones y cierra las puertas tras de ti; escóndete un momento hasta que pase la cólera”.(Isaías 26,20).

Esta es la invitación, a que estos días de fiestas y desenfreno, se conviertan en días para compartir con nuestra familia, con nuestros seres queridos, a cuidarnos y prevenir.

Ojalá, y podamos mantenernos en casa, con los nuestros y que después de pasen estos días de celebración, no nos cuenten como un número más, solo por no tomar las medidas de prevención.

Oración.

Concluimos nuestra reflexión de hoy con los versículos del 1 al 6 del Salmo 91.

«Tú que vives al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Todopoderoso, di al Señor: «Mi refugio y mi baluarte, mi Dios, en quien confío». Él te librará de la red del cazador y de la peste perniciosa; te cubrirá con sus plumas, y hallarás un refugio bajo sus alas, su brazo es escudo y coraza. No temerás los terrores de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que acecha en las tinieblas, ni la plaga que devasta a pleno sol.»

Amén.

El autor es Ingeniero, Locutor y Experto en Seguridad y Salud en el Trabajo.

Regístrate para recibir las noticias más recientes.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

jaryzqui_izquierdo