La Palabra hoy

La empatía

Por Manuel Raimundo Martínez.

Hoy, que en medio de esta pandemia, es tan importante sentir el apoyo del otro, de aquel que está cerca, o no tan cerca, vamos a reflexionar sobre la empatía.

Empecemos por definir la empatía. Según la Real Academia Española, (RAE) la empatía se define como:

1. f. Sentimiento de identificación con algo o alguien.

2. f. Capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

La empatía es la capacidad de percibir o inferir en los sentimientos, pensamientos y emociones de los demás, basada en el reconocimiento del otro como similar, es decir, como un individuo similar con mente propia. Es por esto que es vital para la vida social. Además, consiste en entender a una persona desde su punto de vista en vez del propio, o en experimentar indirectamente los sentimientos y percepciones del otro, como decimos en buen dominicano, la empatía es ponerse en lugar del otro, es ponerse en los zapatos del otro.

En la parte introductoria, alego la importancia de sentir el apoyo del otro, sin embargo, a veces parece que solo nos importa lo que nos afecta sin importar los demás. Este mal que nos afecta, ya ha sido advertido en la Iglesia, recordamos las palabras del papa Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, en su número 16, cuando plantea «detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino. A veces es como el padre del hijo pródigo, que se queda con las puertas abiertas para que, cuando regrese, pueda entrar sin dificultad».

Pero no solo cuando se trata del ser humano como tal, sino también, a veces por nuestra falta de empatía con los demás, provocamos daños al medio que nos rodea, a nuestro medioambiente, así lo planteo el Sumo Pontífice en el año 2015 en su carta encíclica Laudato Si en su número 22, «estos problemas están íntimamente ligados a la cultura del descarte, que afecta tanto a los seres humanos excluidos como a las cosas que rápidamente se convierten en basura».

Una gran muestra de empatía nos da Jesús en el capítulo 11 del Evangelio de San Juan, en el versículo 35 podemos ver que Jesús llora con el llanto de Marta y María ante la tumba de Lázaro.

La invitación hoy es a ser empático con los demás, aunque no le conozcamos, ponernos en el lugar del otro y aplicar la regla de oro contenida en el Evangelio de San Mateo, en el capítulo 7, versículo 12, «Todo lo que ustedes desearían de los demás, háganlo con ellos: ahí está toda la Ley y los Profetas.»

Al final de esta reflexión, les dejo con unas palabras y una oración del Padre Evaristo Sada, colaborador en Catholic.net

En el Padre Nuestro, Jesucristo nos enseña a pedir: «Perdona nuestros pecados como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden», pues el perdón de los pecados y el haber perdonado son condiciones para alcanzar la paz interior y la salvación eterna.

Oración.

Padre, envía tu Espíritu de amor y perdona mis pecados, purifícame, sáname, restáurame, renuévame con la Sangre Redentora de tu Hijo; ayúdame a tener un corazón como el Suyo, un corazón humilde y generoso capaz de perdonar, arranca de mí el corazón de piedra y dame un corazón de carne.

El autor es Ingeniero, Locutor y Experto en Seguridad y Salud en el Trabajo.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *