El desorden del tránsito en Jacagua

Por Carlos Pérez

El ser habitante de un área determina en la geografía del globo terráqueo nos confiere unos derechos y deberes como cuídanos. A la mayoría de los lectores de este periódico y a quien suscribe nos ha tocado nacer y vivir en una hermosa isla del caribe llamada Republica Dominicana, siendo un poco más preciso en Jacagua. En cada sector de la hermosa Quisqueya la población va creciendo, aparecen negocios, casas, iglesias, en fin, todo lo que representa una nación en expansión. Este mismo crecimiento nos lleva a convivir con ciudadanos de diferentes personalidades.

Dentro de los derechos que adquirimos por ser ciudadanos dominicanos está el libre tránsito. Muchas personas utilizan la frase “la calle es libre” para excusarse de hacer lo mal hecho. Y a que me refiero con esto, parquearse en zonas prohibidas, detenerse a hablar con un conocido bloqueando el tránsito en ambos sentidos, en el caso de muchos choferes del servicio público (concho) se detienen sin hacer el más mínimo esfuerzo de orillarse para dejar o tomar un pasajero…bueno, creo que captan la idea.

De todas estas situaciones antes mencionadas Los Cocos, Las 3 Cruces de Jacagua y zonas aledañas también sufren de estos males. Unas de las prácticas comunes es la de parquearse sobre las aceras (las cuales terminan deteriorándose y terminamos los ciudadanos pagando nuevamente con los impuestos), el bloqueo de entradas a las casas y lo que concierne a muchos negocios que carecen de área de parqueo para sus clientes lo que conlleva a que la vía de transito se transforme en área de carga y descarga, área de reparación de vehículos entre otras cosas que se les ocurra.

Soy de los que piensa que si queremos cambiar el país debemos comenzar por nosotros. No creo que para hacer lo bien hecho necesitemos de una ley o alguna fuerza para hacernos cumplirla, es simplemente detenerse un segundo y pensar:” está bien lo que estoy haciendo?”. Obsérvese el comentario realizado por Raymundo Martínez en su punto tercero en una entrada anterior de este periódico digital, https://jacaguaexpress.com/2020/10/12/la-campana-contra-ruidos/, donde hace referencia al prójimo.

Pero como toda cabeza es un mundo y no todos piensan igual, en todos los países del mundo se crearon leyes.  Estas leyes, si se cumplen, se convierten en una forma de vivir en armonía respetando a los demás.

En República Dominicana existe la Ley No. 63-17, de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial la cual establece en su Artículo 237.- Lugares prohibidos para estacionar o detener un vehículo.

“Los conductores no podrán estacionar o detener un vehículo en las vías públicas en forma tal que se estorbe u obstruya el libre tránsito, o cuando por circunstancias excepcionales se haga difícil y arriesgado el fluir del mismo. Sin embargo, se permitirá la detención en lugares no autorizados para estacionarse únicamente por el tiempo mínimo necesario para dejar o tomar un pasajero, excepto cuando exista señal contraria.”

Entre los lugares prohibidos se menciona: Sobre una Acera, A menos de un (1) metro de la entrada o salida de un garaje. Esta prohibición será aplicable tanto al frente como al lado opuesto de la entrada o salida de dicho garaje, cuando la vía pública sea tan estrecha que al estacionar un vehículo en dichos sitios éste obstruya la entrada o salida de los vehículos. Esta disposición no incluye al propietario de la entrada del garaje, y siempre que no haya disposición legal, reglamento u ordenanza municipal prohibiendo el estacionamiento, entre otros.

“El respeto al derecho ajeno es la paz”.

                                       Benito Juárez.

Link de descarga de la ley:

https://poderjudicial.gob.do/documentos/PDF/novedades/NOV_ley_ley_no_63_17docx.pdf

Comparte

2 comentarios en «El desorden del tránsito en Jacagua»

  • el 23 de octubre de 2020 a las 3:53 PM
    Enlace permanente

    Espero que el Ayuntamiento tome cartas en el asunto, necesitamos vivir tranquilos y en orden.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *